El ayuntamiento adquiere el Castillo del Hierro

El proceso final de compraventa se ha saldado con la firma del anterior propietario, Manuel Fernández, y del Alcalde de Fuentes de Andalucía, Francisco Martínez, en un acto formal que se ha llevado a cabo en la notaría del término municipal

Tras varios trámites, y un largo de proceso de documentación, el ayuntamiento de Fuentes de Andalucía se ha hecho finalmente con la propiedad del Castillo del Hierro, también denominado Castillo de Fuentes de Andalucía. El hecho se consumaba ayer miércoles por la tarde, tras llevarse a cabo la firma de los documentos por ambas partes.

El presente bien inmueble ha sido adquirido por medio del derecho de retracto, el cual permite que el precio que se establezca sea el que inicialmente se estableció para su venta, y no el que se le quisiera dar libremente en un proceso de negociación abierta. Esto ha posibilitado que, finalmente, el valor del bien histórico ascienda a 150.000 euros, cantidad a la que habrá que sumar unos 33.000 euros en gastos generales e impuestos.

El proceso final de compraventa, tras los procedimientos de oferta que se han establecido desde la secretaría del ayuntamiento, se ha saldado con la firma del anterior propietario, Manuel Fernández, y del Alcalde de Fuentes de Andalucía, Francisco Martínez, en un acto formal que se ha llevado a cabo en la notaría del término municipal fontaniego; ha contado también con la presencia del secretario del ayuntamiento, y la mujer del anterior propietario, María Rodríguez.

El presente castillo, de origen musulmán, está considerado el origen del núcleo de población del término municipal, y está situado en la Plaza de España. Con una superficie de 1050 metros cuadrados, tuvo su último uso en la segunda mitad del siglo XVII. Destaca su patio de armas y la torre del homenaje.

Además de la cantidad empleada para la adquisición y gastos en impuestos, se han establecido dos planes añadidos para este edificio. Inicialmente la puesta en marchad de un pan director, con una duración establecida en 18 meses, el cual, desde un punto de vista científico y profesional, mediante la aportación de arqueólogos, arquitectos e historiadores, documenten qué significa este edificio cómo bien patrimonial e histórico para, posteriormente, decidir qué hacer con este. Para ello, se contará con asociaciones fontaniegas, como Afontur, o centros educativos, o el propio ciudadano que quiera participar en qué destino darle a este bien. Y, por otra parte, se empleará otra cantidad para adecenta el bien, sobre todo por cuestiones de seguridad, y para permitir que sea visitable.

El alcalde fontaniego informaba que, la gestión llevada a cabo por el actual equipo de gobierno ha supuesto un ahorro de casi 300.000 euros, con respecto al precio inicial que solicitaba el propietario anterior a Manuel Fernández, quien demandaba por el bien más de 400.000 euros. El edil considera que todo bien público debe tener una utilidad pública, y este considera que esto solo se la puede dar los ciudadanos.

En relación a la utilidad, el edil considera primordial un primer aspecto intangible o invisible, como es la identidad que supone esta adquisición, así como recuperar algo que ha sido del pueblo fontaniego: "parece algo intangible o invisible, pero es esencial desde un punto de vista de identidad". Igualmente, informa también que podría cumplir un fin de servicios, en caso por ejemplo de ser alojamientos, lo que conllevaría cubrir una demanda que no tiene el municipio en estos momentos. O incluso también un centro de formación. El alcalde fontaniego adelanta que ya que se ha hablado con la Universidad Pablo Olavide para que pudiera ser una escuela de verano de ciclos superiores o de máster. Y, finalmente, desde el punto de vista turístico, el edil considera que se cierra una etapa o ciclo en la que se pone en valor un nuevo bien y un nuevo recurso turístico: es un ejemplo similar a lo que ha sucedido recientemente en Fitur, cuando se presentó el Castillo de La Monclova, al día siguiente nos han llamado para visitar este y a la misma vez el término municipal fontaniego, expresó.

El alcalde fontaniego, en síntesis, considera que, con esta adquisición, "Fuentes de Andalucía sigue avanzando y ha dado un paso importante en su historia".

Próximamente emitiremos un reportaje audiovisual sobre el presente edificio, y su proceso de adquisión.

Nota de prensa:

Descripción del Castillo:

El Castillo de Fuentes se emplaza en el sector Suroeste del Conjunto Histórico de Fuentes, más concretamente en la manzana formada por las calles General Armedo (al Norte), Plaza de España (al Este), calle Alameda (al Sur) y calle Las Monjas (al Oeste). Este núcleo defensivo es descrito por los autores del Catálogo Arqueológico y Artístico de la provincia de Sevilla como El Castillo de Fuentes, ocupando el costado Oeste de la plaza mayor de la villa. Su traza parece indicar un origen musulmán: el albacar es de forma cuadrada, de 40 metros de lado, y el adarve de tapial con un espesor de 1,80 metros.

El recinto, orientado a los puntos cardinales, está flanqueado por torres salientes colocadas en los cuatro ángulos y en el centro de los lados, y tiene planta rectangular. La del costado Sur es la torre del homenaje y entre ella y la del ángulo Sureste se abre, ligeramente resaltada del paramento del muro, la puerta del recinto, hoy tapiada pero de la que se pudo observar el gran arco, al parecer de herradura apuntado, encuadrado en alfiz. La mitad oriental de este lienzo Sur en que se abre la puerta se halla un poco adelantada respecto a la otra mitad, haciendo el muro un pequeño codo a partir del ángulo Noreste de la torre del homenaje. Ésta, como las demás, es de tapial, de planta rectangular de 8,75 por 7,75 metros, teniendo dos cámaras superpuestas y encima planta de azotea. La cámara de la primera planta está cubierta por bóveda vaída de rosca de ladrillo arrancada de una sencilla nacela. Su entrada primitiva estuvo al costado Norte, penetrándose desde el patio de armas de la fortaleza a través de un paso cubierto por bóveda de medio cañón, abierto en el espesor del muro. En cuanto a la segunda cámara, el acceso es a través de una escalera desarrollada en el espesor del muro Oeste, estando la escalera cubierta por cuatro tramos de bóveda de medio cañón escalonados. Esta segunda cámara contiene una bóveda vaída sobre arcos resaltados que arrancan de sencillas impostas. En cuanto a la planta de la azotea, tiene una garita para proteger el desembarco de la escalera, conservando muy deteriorado el parapeto, de 43 centímetros de grueso, sobre imposta, aunque sin presentar rastro de almenas. En las cuatro esquinas de la torre existen las ménsulas de piedra, con perfil de triple bocel escalonado, que sostuvieron los matacanes. Asimismo, en el centro del lado Norte se conservan las ménsulas del matacán colocado sobre la puerta de acceso a la torre desde el patio de armas. En el centro del recinto hay un aljibe abovedado del que queda visible al exterior una lumbrera.

El Castillo de Fuentes podría adscribirse a momentos almohades, aunque cabría la posibilidad de que perteneciera a momentos más antiguos dentro del período islámico. El recinto sufrió algunas remodelaciones a partir del siglo XIV y XV, cuando se impulsó la repoblación de la Campiña, siendo común que el señorío se constituyera con centro en un castillo. Éste parece ser que fue el caso de Fuentes, en el que el caserío y el castillo fueron concedidos a principios del siglo XIV por Alfonso XI a Alvar Pérez de Guzmán, siendo comprado posteriormente por Alfonso Fernández, fundando éste el mayorazgo del Castillo de Fuentes el al año 1378. El castillo de Fuentes y las propiedades anejas se convirtieron en la posesión más preciada de esta familia, hasta el punto de que el lugar dio nombre al linaje. A finales del siglo XIV el mayorazgo del castillo tenía el privilegio de los cien excusados de todo tipo de impuestos, privilegio que fue dado por el rey Juan I en 1379 para incentivar la repoblación de la villa emprendida por el ya citado Alfonso Fernández, siendo este lugar "frontera de moros".

De lo anteriormente expuesto, y a juzgar por la edilicia constructiva de la torre del homenaje, así como el recrecido del adarve en el ángulo Suroeste el cual fue recrecido unos 4 metros, nos indica dos períodos de construcción: el primer período sería originario de época islámica y una posterior remodelación en época cristiana. El castillo se encuentra actualmente enmascarado por construcciones que se adosan en su perímetro, del cual apenas destaca la torre del homenaje. El recinto amurallado se conserva en muros de carga de la edificación.

Fuente de la descripción del castillo: Base de datos de de la Junta de Andalucía sobre el patrimonio cultural andaluz.