No hay forma de levantar cabeza: C.B.20 de copas Marchena (58-54) C.B.Fuentes

El presente encuentro era una oportunidad de oro para recuperar sensaciones, pero sobre todo para recuperar puntos... victorias que le dieran ánimos a un equipo que no encuentra la fórmula para salir de un estado que no le conviene si quiere comenzar a sumar.

El equipo encadena con esta derrota cuatro partidos consecutivos sin ganar. Precisamente no lo hace desde que se mediera a este mismo equipo en la primera vuelta del campeonato. Por aquel entonces, hablamos de noviembre del pasado año, venció (59-55) al conjunto marchenero.

Los dos primeros cuartos comenzaron muy igualados en todo, incluso en el marcador. Se calcaron ambas rentas de puntos, 12 por ambos equipos en sendos tiempos, dato que sacaba a relucir la tremenda igualdad existente entre ambos conjuntos. Con el marcador reflejando un 24 a 24 nos marchamos al vestuario.

La segunda parte comenzó con un mayor acierto local, y demasiados fallos bajo aro del conjunto fontaniego, lo que permitió que este terminara con la primera ventaja a favor para un equipo. Los 18 puntos anotados por el C.B. Marchena, por los 14 del C.B. Fuentes, llevaron el marcador (42-38), una diferencia que ya se mantendría hasta el final del partido.

Si bien es cierto que el último cuarto, como suele ocurrirle al conjunto fontaniego últimamente, fue un cambio de dinámica que casi le lleva a traerse el triunfo para casa, el tanteo, de nuevo igualado (16-16), no le permitió sumar una victoria que le hubiera insuflado de moral el ánimos. El marcador final (58-54), y analizados los marcadores de cada tiempo, la conclusión resultante es una gran igualdad entre ambos conjuntos. Finalmente, ha sido el factor cancha el que ha marcado la diferencia. Un triunfo para cada equipo en cada vuelta ha sido el resultado.

Los mejores jugadores del encuentro fueron Diego, con 23 puntos y 13 rebotes, y Martín con 9 puntos y 5 rebotes.

Ahora toca levantar el ánimo, y mirar hacia delante, para atrás, no vale de nada, ni siquiera para coger impulso. Si de algo sirve en todo caso es para analizar fallos y no volver a cometerlos.