La mesa redonda Fuentes de Andalucía, pueblo de acogida ofreció una visión integral del conflicto sirio

El acto se celebró ayer jueves, en el Salón de Llera y Díaz, con motivo de la dramática situación que viven los refugiados sirios, causa esta última del planteamiento de ciudad acogedora al que quiere sumarse el municipio fontaniego.

La dramática situación que están viviendo los refugiados sirios no ha pasado desapercibido por organismos e instituciones, y entre estos se encuentra el ayuntamiento de Fuentes de Andalucía, quien se ha sumado a la cooperación y ayuda, con el apoyo del tejido social del municipio, y quienes solicitan la colaboración de los vecinos para poder hacerla lo más efectiva posible.

En esos términos se refirió Francisco Martínez, alcalde fontaniego, en su intervención en la mesa redonda Fuentes de Andalucía, pueblo de acogida, organizada para, cómo él mismo informó, "contrastar, debatir, y contestar opiniones, sobre los refugiados llegados a Europa de la guerra". El edil considera que, "cuando se mostró la voluntad de adherirse a las ciudades de acogidas, entendimos que no podíamos hacerlo solo, sino a través del tejido social, vivo, de nuestro municipio, y creemos que la idea ha resultado exitosa", expresó. Una mesa, compuesta por Rafael Rodríguez, presidente de la Asociación de Prensa de Sevilla, Manolo Prado, presentador del programa  Aldea global y especialista de internacional en Canal Sur; Nafez, médico sirio; y Omar, vecino palestino quien se sumó a última hora a la misma.

Francisco Martínez, considera a Fuentes de Andalucía un pueblo solidario y, en similitud con el pueblo sirio, expresó que los fontaniegos "hemos cogido y seguimos cogiendo las maletas por causas económicas". El edil quiso dar las gracias a todas las asociaciones que han participado, y rogó que el posible acogimiento sea lo más normalizado posible.

La siguiente intervención corrió a cargo de Manuel Prado. El periodista, especialista de internacional en Canal Sur, es un auténtico libro abierto. Experto conocedor de la historia y, concretamente, de la situación que se vive en el país árabe, así como de los antecedentes que lo han llevado a esta dramática coyuntura. El periodista de Canal Sur, realizó una retrospectiva, incluyendo un amplio repaso histórico, que permitió ponerse en situación a todos los asistentes sobre el porqué, el cuándo y cómo se ha llegado a una situación de auténtica desesperación que está llevando a la huida a más de 4 millones de personas.

A continuación, Nafef, médico sirio afincado en España desde 1969, expuso sus pensamientos sobre la temática desde la visión de un testigo directo que ha visto y, lo más importante, vivido de cerca el germen, origen y nacimiento de este. Nafef no ha dejado de visitar Siria cada año desde que llegó a nuestro país, pero confiesa que desde que estalló el conflicto no ha vuelto a pisar la tierra que le vio nacer.

Y es que Nafef puede decir que lo vive tan de cerca, como que su familia se encuentra en estos momentos en Siria, concretamente en la zona del mediterráneo, quizás la más "tranquila" de la región, ya que vive bajo el paraguas del poder. Nafef confiesa que "hasta ahora estamos vivos, que es lo importante, pero pasándolo fatal. Están en la zona más segura, pero la gente no duerme y los niños tienen pesadillas, y a partir de las 19:00 no sale nadie a la calle; tienen miedo de todo".

Nafef quiso finalizar dejando un mensaje de agradecimiento hacia el pueblo europeo, español, y concretamente al fontaniego, con palabras que le salieron directamente del corazón: "agradezco en nombre de mi pueblo lo que estáis haciendo, al pueblo europeo, y a pueblos como el vuestro. Y deciros que agradeceré toda la vida la conciencia ética y moral que tenéis. Y también quisiera darle las gracias a los medios de comunicación por cómo os habéis volcado".

La siguiente intervención correspondió a Omar, quien se centró más en su caso particular, como ciudadano palestino que es. Y es que, sin duda, los palestinos, vecinos del pueblo sirio, viven también una situación continua de conflicto bélico desde hace más de 40 años.

Siguiendo el tratamiento del conflicto desde diferentes puntos de vista, el siguiente correspondió a Rafael Rodríguez, presidente de la asociación de prensa de Sevilla, quien habló del comportamiento de los medios de comunicación en el tratamiento de la información referente a la situación en cuestión.

Rafael considera que en algunos casos el tratamiento ha sido muy bueno, y en otros no tanto. Como aspecto negativo, el presidente de la asociación considera que "durante dos semanas el presente caso que nos trae aquí fue portada en todo el mundo (prensa, TV e internet) y, sin embargo, hace dos semanas que no se habla; será quizás porque ya no ‘vende’, como se suele decir en el mundo periodístico referente a las noticias". Siguiendo esta línea, R. Rodríguez habló de las famosas fotografías del niño sirio que murió en la costa. Fotografías que ilustraban dos visiones de los hechos: una más dramática con el niño en primer plano muerto en la orilla; otra con este cogido en brazos por los servicios de auxilio. Estas imágenes promovieron un debate en todos los medios de comunicación del mundo, con diferentes tratamientos en unos y otros. Fue portada en Inglaterra; en Alemania se llevó dentro; Italia la dio en portada algunos, otros no, hubo disparidad de criterio; como también disparidad en EEUU, aunque la mayoría la dio en portada; y en España unos sacaron una foto, otros la segunda. R. Rodríguez dio su opinión al respecto de la famosa foto: "Yo soy partidario de publicarla en portada porque es la realidad. Además, ha servido para provocar un efecto positivo, similar al caso de la niña corriendo desnuda en la guerra de Vietnam". Igualmente, también quiso hablar del aspecto negativo que dañan la imagen de la prensa. Como el caso de la periodista húngara zancadilleando a los refugiados en plena huida. Por último, fue muy duro y crítico con la diferenciación entre inmigrantes o refugiados, siendo los primeros aquellos que huyen de la pobreza y que son tratados como de segunda, tercera o cuarta categoría, no interesándole en absoluto a la UE.

Finalmente, el alcalde Francisco Martínez cerró el acto agradeciendo la participación a todos, así como a los asistentes al mismo.