Antonio Monterroso y Antonio Martín nos hablan de la Poesía Visual y su aplicación a la docencia

Siguiendo la línea de las conferencias que nos visitaron en la XXº Feria del Libro, es el turno de la poesía visual, y su aplicación a la docencia, de la cual nos hablaron Antonio Monterroso, y Antonio Martín.

Antes de comenzar, se realizó la presentación de estos dos últimos, la cual corrió a cargo de Juan José Pruna, quien, además de las palabras de elogio hacia ellos, aportó la definición de la poesía visual como "una herramienta que ayuda a liberar el pensamiento del hombre, ya que, así, y solo así, el hombre podrá ser libre".

Tras la presentación de ambos, comenzó Antonio Monterroso, cordobés, Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona, y profesor en Peñarrolla-Pueblonuevo. Primeramente, este quiso dedicar unas palabras hacia quien considera el gran precursor de la poesía visual, el malogrado Rafael de Cózar; el escritor, pintor y profesor, falleció tratando de salvar su librería de las llamas, de la que se recoge que contaba con más de 9.000 obras.

Posteriormente, A. Monterroso pasó a hablar sobre su obra, "Veo, veo". Un libro que recoge 27 poemas visuales, con la particularidad de estar cada uno estos comentados por especialistas y creativos, algo que nunca se había hecho hasta el momento. A la vez que fue explicando el concepto de este estilo literario, artístico y creativo, fue exponiendo mediante imágenes poemas visuales en una pantalla. Conforme estos se visualizaban, este iba comentando conceptos, y algunos detalles de estos.

A este estilo, el cual mediante la composición gráfica pretende contar cosas, y hacer pensar al lector, Antonio Monterroso explicó que se le considera parecido a la poesía machadiana, ya que intenta utilizar, tal y como destaca en las obras del escritor Antonio Machado, los mínimos objetos posibles, un fondo claro, intentando provocar los pensamientos más profundos posibles. Además de ser definida como poesía porque, entre otras cosas, fundamentalmente, utiliza recursos literarios tal y como hace esta última.

A continuación dio paso a Antonio Martín, quien centró su charla en explicar la aplicación de este estilo literario a la docencia. A. Martín es profesor de Filosofía en I.E.S. de Peñarrolla-Pueblonuevo, un centro que por otro lado es el único existente hasta la fecha de poesía visual. El profesor, nacido en Fuentes de Andalucía, antes de nada, quiso agradecer a su mujer, aprovechando que estaba en su pueblo, todo el apoyo que ha recibido de ella, ya que, para Antonio, "sin ella no hubiera sido capaz de sacar adelante los proyectos en los que ha estado, y está inmerso en estos momentos".

Precisamente hablando de proyectos, es de destacar algunos de los que este ha realizado en nuestro municipio, como el de "Personas Libros", o la "Lectura Vinculada".

En su presentación, Antonio también proyectó algunos poemas visuales que él hace que sus alumnos elaboren en sus clases. Destacaron muchos, pero especialmente uno de Josué, titulado "Democracia", en el que jugando con su origen etimológico, el griego, y la composición de esta Démos (pueblo) Kratos (poder), realizó un símil gráfico representando ¿quién se come realmente a quien en tal sistema?

El profesor Antonio Martín trata estos poemas visuales con una carga teórica, buscando provocar el pensamiento, y para Antonio, la mejor forma de hacerlo es a través de la imagen. Ya que, la imaginación, es la capacidad para poder crear. Para Antonio, un maestro es "aquel que abre puertas", y qué mejor forma de hacerlo que mediante estas técnicas y capacidades.

Finalmente, tomó la palabra de nuevo Antonio Monterroso. Este explicó una anécdota que le sucedió en una de sus primeras conferencias, donde, tras decir "quien no ha leído un libro es un burro, y quien no lo ha hecho con dos carreras, es un burro con dos carreras", uno de los asistentes, le recriminó sentirse insultado ya que nunca había leído un libro. Paradójicamente, este resultó ser el director del centro del lugar.

A. Monterroso terminó leyendo una frase que se había encontrado en el azucarillo del café que se había tomado antes de empezar la presente charla con los vecinos fontaniegos en la XXº Feria del Libro. Esta decía: "Los libros curan la peor de las enfermedades, la ignorancia".