Vuelven a caer, aunque con las botas puestas. Los Alcores (67-58) C.B. Fuentes

Un solo cuarto no es suficiente para ganar un partido. A pesar de que el equipo comenzó poniéndose por delante en el marcador (9-13), tan solo fue un espejismo.

En el segundo pisó el acelerador el conjunto local, dando la vuelta al partido (19-11), aunque ciertamente, dejaba dudas. El conjunto fontaniego se marchaba vivo al descanso, y eso daba esperanzas de cara a los dos últimos cuartos. La diferencia era de tan solo 4 puntos, por lo que cualquier cosa podía pasar en el tramo decisivo del choque.

El tercero de nuevo cayó del lado local (18-16), aunque la diferencia no era suficiente como para dar el partido por perdido. Tan solo seis puntos separaban a ambos conjuntos y todo estaba abierto para que pasara cualquier cosa.

Pero el último tiempo fue un quiero y no puedo. El equipo lo daba todo, pero no conseguía remontar la diferencia. Remaba y remaba, pero se quedaba en la orilla. Así finalizó de nuevo el último tiempo del lado local (21-18), lo que se tradujo en el resultado definitivo (67-58).

Una de las claves estuvo en el acierto desde la línea de 3, donde Almagro, el máximo anotador local, logró cinco triples en dos cuartos. 15 puntos de los 39 que anotó el equipo en la segunda parte, casi la mitad de los puntos el solo desde fuera de la zona.

A pesar de todo, buen encuentro de los hombres de Abraham. Aunque es difícil ganar un partido cuando solo vences en un cuarto de los cuatro que tiene un partido. 

En la parcela anotadora, el máximo anotador del partido fue para un jugador fontaneigo, Juan Vicente con la friolera de 27 puntos. Le siguió Almagro (22 y López (21), ambos del conjunto de Los Alcores. El MVP del partido fue para Juan Vicente, con 15 rebotes cazados, además de ser el máximo anotador.