Un triunfo para seguir soñando: C.D. Fuentes (1-0) Ventippo C.D.

A la Liga le queda el tramo no ya decisivo, resolutivo, vital, sino los últimos envites que pondrán fin a una temporada. Antes de este encuentro eran tres los choques que restaban para poner el cierre al campeonato, y tras este triunfo, el equipo aún sigue teniendo opciones de permanencia.

Solo restan seis puntos, y gracias a un punto de suspensión que tiene el cuadro que marca la permanencia, Herrera, el equipo aún sueña con lograr lo que sería casi más que una machada, un auténtico milagro. Han de ganar los dos encuentros que restan, y esperar el fallo de hasta cuatro equipos que no deben lograr puntuar en sus respectivos choques... Un hecho verdaderamente difícil de suceder, pero en el fútbol todo es posible, y hasta el final el equipo habrá de darlo todo a la espera de que la consumación sea matemática; mientras tanto, habrá que luchar.

Y es que el equipo se jugaba el todo por el todo en la mañana de hoy. No ganar hubiera significado firmar el descenso matemático y los Manuel Á. Álvarez lo dieron todo por evitarlo. Lucharon con garra, con coraje, y con todas las ganas del mundo, lo que sirvió para igualar las posibles diferencias entre un décimo y un penúltimo clasificado, hasta tal punto, que no sabrían decirme, visto lo visto en el terreno de juego, cuál es cuál.

En esta línea de esfuerzo, llegó el tanto que permite soñar con el milagro hasta la última jornada. Un central, Jopito, lograba su sexto gol de la temporada, para firmar una espectacular temporada la del jugador fontaniego, tanto en ataque, como en defensa. Un gol que, por contra, sirvió para sacar a relucir las carencias de este equipo. Si el segundo máximo goleador de un conjunto es su defensa, es que algo, sin duda alguna, falla en la parcela ofensiva.

Ya está todo listo para el asalto final. Las banderas al vuelo, las botas bien abrochadas, y la mente puesta en el próximo choque para darlo todo, un partido más, por solventar una temporada que, tras una vuelta más que buena, se ha puesto demasiado cuesta arriba en la segunda. Pero aún quedan opciones y, mientras sea así, hay esperanzas; esta es lo último que debe perderse.