Tomás rescata a los suyos: C.D. Fuentes (3-3) Mairena C.D.

Un empate en casa, en las circunstancias en las que se encuentra el equipo, jugándose la permanencia, puede parecer un mal resultado viendo sobre todo que tan solo faltan cuatro partidos para finalizar la Liga. Pero, en estos momentos, sumar es más que importante y, sobre todo, no perder.

El partido comenzó como de costumbre en las últimas jornadas: el equipo fontaniego por detrás en el marcador. Sin embargo, en esta ocasión no bajó los brazos y supo darle la vuelta al encuentro. Un gol en propia puerta, y un Tomás que tomó las riendas del equipo en este partido, lograron voltear la situación. Con este marcador se marcharon al descanso.

La segunda parte comenzó con el mismo mal guión que lo hizo en la primera. De nuevo un gol en propia puerta, en esta ocasión del conjunto fontaniego, ponía la igualada en el marcador. Para colmo de males, para llenar de tinta aciaga el transcurso del libro de hoja de ruta del partido, el conjunto visitante le daba la vuelta al marcador y dejaba de nuevo el mal cuerpo en la grada que veían como se les escapaba otro encuentro más del Estadio del Barrancón. Pero en estas apareció de nuevo Tomás. El jugador fontaniego está dispuesto asumir la responsabilidad goleadora que tanto carece el equipo y ayudar al equipo en la faceta más negativa que tiene: el gol. Con estos dos goles, Tomás se desmarca aún más si cabe como máximo artillero del equipo, con 10 goles, una cifra más que respetable para no ser delantero centro. De aquí a final, no hubo forma de lograr el triunfo.

Ya solo quedan cuatro partidos. Ahora es el momento de dar el paso adelante. Los jugadores lo están dando. Están asumiendo que solo ellos tienen la opción de lograr la salvación y están dispuestos a darlo todo.

El pasado ya no vale. No queda margen de error. Ya solo vale ganar y ganar, uno detrás de otro, si se quiere tener éxito en esta empresa, que no olvidemos, analizando la situación, es complicada, sí, pero no imposible. Y mientas queden puntos...