No supieron culminar la remontada: C.B. Fuentes (52-55) C.B. Guillena

Todo estaba dispuesto para ver un partido de esos que terminan en final feliz. Era el primer partido en casa de la temporada, la grada con mucho público dispuesto a disfrutar de los suyos, y los medios de comunicación retransmitiendo el partido. Pero nada de eso sirvió, ni siquiera cuando todo parecía encaminado hacia un final épico, de esos que se cuentan durante días y días, y que durante estos se saborea igualmente como miel en los labios... pero no pudo ser.

Y no pudo ser porque no hubo acierto en los momentos decisivos. El conjunto fontaniego llegó a estar por delante al comienzo, pero solo fue un breve espejismo, desde los pocos minutos de inicio estuvo por detrás en el marcador, y así anduvo durante todos los cuartos. Cada uno de ellos finalizaba con un resultado peor que el anterior, y la distancia cada vez era más insalvable. Llegó a estar 13 puntos abajo, y al último cuarto se marcharon con una diferencia de 11 puntos.

No era el día de nadie y, sin embargo, finalmente se pudo lograr el triunfo. En el último cuarto, un servidor, Miguel Á. Jaramago, y los dos comentaristas que me acompañaron en la mañana del domingo locutando el partido, Ramón y Alberto, nos atrevimos a presagiar una posible remontada... Y casi acertamos. Bueno, realmente acertamos porque el equipo llegó a estar por delante en el marcador. Pero, como titulamos en la crónica, no fue capaz de rematar la faena. A falta de segundos para finalizar el partido, dispusieron de un par de entradas a canasta que de haber anotado en alguna, hubiera supuesto el triunfo final para el cuadro azul y blanco. Pero no pudo ser.

Las claves de la derrota, varias. Por un lado el acierto en el tiro exterior del rival, quizás también gracias a una demasiada permisividad a la hora de defender esas jugadas. Por otro, el muy buen partido de dos jugadores destacados, Félix y Luis, máximos anotadores del encuentro, y también Gonzalo, en la dirección de las jugadas del equipo. Por parte local, también varios fallos. Permisividad en defensa, poco acierto en las entradas a canasta, y poca movilidad de los hombres en ataque.

Pero esto es solo un partido, queda mucho, muchísimo, y el buen fondo físico que se le ve al equipo, así como las ganas que le ponen en cada partido, seguro que les bastará, siempre y cuando les acompañe una mejoría en ciertos aspectos del juego, para sacar muchos  partidos adelante. Aunque eso ya será en próximas citas, de momento, dos encuentros, dos derrotas... ¿cuándo llegará el triunfo?