No se cumple el proverbio futbolístico: "Entrenador nuevo..." C.D. Fuentes (0-0) Soleá U.D.

El dicho futbolero que tanto resuena cuando un entrenador nuevo se sienta en el banquillo, "entrenador nuevo... victoria segura", en esta ocasión no ha cumplido el aforismo como tantos otros también se quedan en el camino en este apasionante mundo del balompié.

La negativa racha, al menos, se corta de alguna manera con el presente empate. La sangría de resultados, que dejara al técnico Camilo León en el camino, no termina de enmendarse con un triunfo. Son ya ocho los encuentros sin ganar, dos puntos de 24 posibles. Además el equipo sufre de una carencia más que preocupante de efectividad de cara a gol. Si bien es cierto, y más que positivo, que ha dejado la puerta a cero, por contra ha marcado un solo gol en los últimos seis encuentros, tres de ellos en casa. Con este porcentaje anotador es prácticamente, por no decir imposible, mantener la categoría.

Hay que dejar claro que el nuevo técnico, Manuel Crespo, apenas ha podido dirigir una sola sesión de entrenamiento previo al presente choque ante Soleá, por lo que la mano del debutante hoy, aún no podrá verse hasta pasadas algunas sesiones, quizás incluso partidos.

El conjunto fontaniego puso todo de su parte por llevarse los tres puntos. Ocasiones dispuso, aunque todas terminaron en casi, o "uy" cantados desde la grada. Finalmente un empate que, como nota positiva, deja la portería a cero, no pierde, y suma un puntito que como dijimos en la previa: será oro de cara al final de temporada viendo lo apretada que está la Liga.

Un encuentro que se disputó en horario atípico, las 20:00 horas, al que está acostumbrado el C.D. Fuentes, y que suele el habitual, las 12:00 de la mañana, pero que sin embargo permitió que el Estadio presentará una gran afluencia de público en las gradas, más incluso que cuando son los domingos a medio día. Gran ambiente el vivido en el presente encuentro de una afición que no se cansó de apoyar a un equipo que necesita el aliento de su afición para salir de la situación en la que está inmerso en estos momentos.