La <Catedral blanca de la campiña> abrirá de nuevo sus puertas

Llegó el ansiado día. Llegó el momento que tanto tiempo de esfuerzo y dedicación merecían todos aquellos que tantos y tantos granitos de arena han puesto para hacer más sólidos los cimientos de un patrimonio cultural e histórico, que de nuevo vuelve a brillar con luz propia.

Ya otea el horizonte esa luz de un nuevo despertar. Ya aguarda ansioso ese sol de la mañana del sábado 06 de diciembre para acariciar con sus rayos la figura blanca y rojiza que deja la silueta de la "catedral blanca de la campiña".

Más de diez años han tenido que pasar desde que cerrara sus puertas por última vez, un 18 de enero de 2004, y 36 largos meses desde que se iniciara el proceso de restauración, allá por diciembre de 2011,  para que de nuevo puedan volver a girarse las bisagras de sus puertas para dejar paso a tanta y tanta gente que se marchó con nostalgia, y que regresa de nuevo como si el tiempo no hubiera pasado, más bien, simplemente, haya sido un aguarde necesario para volver a verla relucir, con más brillo que nunca, entre las calles fontaniegas.

La Plaza de Santa María La Blanca volverá a escuchar compases de espera. Decorada con sus mejores galas, recogerá entre sus baldosas a toda una gran cantidad de personas deseosas de volver a escuchar una nueva celebración más, años después. No será por tanto una ceremonia habitual. Nos visitará el Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo, y la Iglesia estará, posiblemente, más llena de lo que nunca ha estado en su historia, y acompañada de personalidades de todos los ámbitos e instituciones. Será un día en el que todos se concentren en un mismo lugar y para una misma ocasión: celebrar la apertura de un patrimonio cultural para todos, y de un templo para otros.

Ya se ve, ya asoma por la cordillera ese sol de esperanza. Ya se va acercando el momento de sentirse de nuevo entre sus muros. Son las 11:00 de la mañana, es la hora, por fin, no esperes más, recoge tus enseres, y acompáñanos en este día tan especial en la historia fontaniega.