Ganar para soñar, luchar para vencer: C.B. Sifusa Fuentes (56-43) Dental 32 Lora C.B.

Las esperanzas de alcanzar los puestos de play-offs pasaban por ganar en el presente encuentro. El rival, Lora, dependía de sí mismo para lograr matemáticamente la última plaza que queda en juego para alcanzar la fase de ascenso pero, para ello, debía doblegar al conjunto fontaniego, hecho que finalmente no se ha producido.

A falta de tres jornadas, dos tras este choque, la diferencia con el presente rival no daba opciones que no pasaran por ganar. Si el equipo hubiera caído, la fase de ascenso se hubiera esfumado. Pero el conjunto fontaniego está resurgiendo de sus cenizas. Está dejando lo mejor para el final.

El partido comenzó igualado. Ambos conjuntos lo daban todo al inicio, con la idea de demostrar sobre la cancha las intenciones reales de cada uno. Así llegaron equilibrados al final del primer cuarto (13-13).

El segundo cuarto sirvió para que el Sifusa terminara el mismo por delante en el marcador, demostrando al rival pero, sobre todo, a sí mismo, que tenía posibilidades, más que reales, de hacerse con los mandos del partido, y por ende del marcador final. Al vestuario se marcharía con un punto arriba (30-29).

Adelantarse en el marcador no fue solo una cuestión numérica. El ánimo de los jugadores, y de una grada que espoleaba y apretaba a los suyos, le insufló de energías, se empapó de optimismo y creyó en la victoria. El rival comenzaba por esos momentos a empequeñezerse, a merced de unos "guerreros de la canasta" que sacaban a relucir todas las ganas que tienen de disputar la fase de ascenso. Con ese ánimo, el tercer cuarto reflejó una diferencia de cinco puntos (42-37).

En el último cuarto el equipo rival perdió los nervios, fruto de ello terminó con un jugador expulsado, y se vio superado por la tranquilidad y la mente más fría del plantel fontaniego. El conjunto local fue poco a poco imponiendo su ritmo, su fe y sus ganas, hasta la bocina final (56-43).

Ya solo quedan dos partidos para finalizar la Liga. Dos partidos en los que toca ganar y esperar a ver qué hace su rival, precisamente el presente conjunto del Lora. Para ello, habrá que ganar para seguir soñando y, como titulamos en la presente crónica: luchar para seguir venciendo.