Finalmente, se consuma el descenso: Pino Montano U.D. (1-1) C.D. Fuentes

Con el presente marcador, a pesar de quedar todavía una jornada de Liga, se pone fin al presente campeonato. El conjunto fontaniego desciende matemáticamente a la segunda provincial, a falta de un partido para que termine la competición.

Un día triste para el fútbol fontaniego, y un día triste para el presente periodista tener que redactar la presente crónica, pero no queda otra que hacerlo. Así como, igualmente, tampoco queda otra que levantar la cabeza, dejar de lamentarse, y poner todas las energías que se tengan en la mochila al servicio de una nueva temporada, de un nuevo reto, de una nueva meta: regresar donde merece estar.

Y lo merece, no tanto por la infraestructura, recordemos que el equipo compite contra poblaciones mucho mayores, o presupuestos que doblan el suyo, sino por la entrega, por la lucha, por el compromiso de muchos de ellos, por fútbol, pero sobre todo, por alma. Si algo ha demostrado este equipo en estos últimos años, es la calidad humana que atesora. Ha conformado un grupo humano que está dispuesto a darlo todo por su escudo, por su afición.

La temporada ha pasado por momentos de todo tipo. Se produjo el cambio de entrenador, Camilo León dejó paso a Manuel Ángel Álvarez. Hubo rachas negativas de diez jornadas sin ganar. Pero ahora es el momento de olvidarse de las viejas rencillas del pasado. Es la hora de volver a mirar hacia delante, de fijar la vista en un nuevo horizonte que debe avistarse con optimismo.

Ha de reflexionarse sobre lo acontecido. Analizar los fallos, corregir errores, observas los aciertos, y los no tanto, para prever, en la medida de lo posible, futuras situaciones que puedan darse en el devenir más cercano.

El equipo tiene unas categorías inferiores que vienen pisando fuerte. Habrá que apostar por ellos para completar la plantilla. Formar de nuevo un grupo competitivo, comprometerse con la causa, y luchar por ello como lo han hecho en la presente temporada, aunque los números no les hayan acompañado en muchos encuentros.

Señores, levanten la cabeza, miren a frente, que ya se ve, desde hoy debe verse, el objetivo está más cerca, el reto comienza desde ya, desde hoy mismo.