El pozo cada vez es más hondo: Fuente de Rey U.D. (4-0) C.D. Fuentes

Hay que ponerle freno a esta situación lo antes posible. Todavía se está a tiempo de enmendar lo descompuesto, de andar lo desandado, y enderezar el rumbo de una nave, la cual, a este paso, se nos marcha inexorablemente a la segunda provincial.

Es muy pronto para exigirle al nuevo técnico, Manuel Crespo, quien apenas ha dispuesto de tres sesiones completas de entrenamientos, que reconduzca la senda que lleva el conjunto fontaniego, pero es que la racha en la que está inmersa es tan negativa, y el tiempo de margen que resta es tan poco, que si no se le pone freno lo antes posible, esto tiene una pinta...

La racha es demasiado seria como para pasarla por alto. El conjunto azul y blanco ha anotado tan solo un gol en siete partidos y ha sumado tan solo 2 puntos de 27 posibles, nueve encuentros sin logar un triunfo.

Volviendo al partido, a los veinte minutos el rival, que era además un rival directo, se adelantaba en el marcador. A pesar del tanto encajado, el equipo puede decirse que mantuvo el nivel y dio la cara. El terreno de juego, albero, dificultada el juego del conjunto fontaniego, pero estuvo a buen tono. Sin embargo, en el minuto 68, todo el trabajo se vino abajo. Cayó el segundo, y conforme este entraba, el castillo de naipes se desmoronaba, y al ritmo que caía, iba encajando goles, hasta llegar a los cuatro. Un nuevo varapalo para un equipo desmoralizado. Se salva el guardameta José Mari, quien evitó, con varias paradas de méritos en unos cuantos manos a manos con los puntas locales, que el resultado fuera de escándalo.

El próximo rival será en casa ante, en principio un rival asequible, el último clasificado con tan solo ocho puntos. Pero viendo la situación del equipo, ya no importa ni local ni visitante, ni rival pequeño, grande, directo o de la zona noble o alta. El equipo disputa su décimo encuentro sin ganar y ya solo vale sumar y sumar, y hacer cualquier cosa por romper una racha de no detenerse a tiempo, va a terminar conduciendo al equipo, lenta y tortuosamente, al pozo de la Liga.