Curtiéndose en la categoría: El Tinte de Utrera (0-0) C.D. Fuentes

Son de esos partidos en los que los puntos saben a algo más una cifra numérica en la tabla clasificatoria. Un gran significado tiene este empate: gran carga simbólica.

Y es que si el camino se hace andando, y se hace este al andar, experiencia se gana fajándose en encuentros como el de anoche. Complicadísimo campo, difícil ambiente, y ardua la tarea de puntuar en tierras utreranas; aunque no solo es un obstáculo traerse algo positivo para casa en campos de estas características, sino que lo es, prácticamente, en cualquier estadio que visites en esta categoría.

El conjunto fontaniego está ganando en experiencia. Está dotando al equipo de un solidez que le está permitiendo situarse en la zona noble de la tabla... ¿quién lo diría cuando este equipo llegó a estar último en la clasificación? Los números van teniendo ya un cariz de importancia. Son dos los encuentros consecutivos que deja a cero la portería. Son cuatro los partidos consecutivos sin perder, contando tres de ellos por victoria. Para añadido, se logró hace dos jornadas ganar por fin a domicilio tras un año sin hacerlo. En fin, unos datos que instan al más puro optimismo de cara al próximo choque, donde el Barrancón espera ansioso ver de nuevo a un equipo, que lleva ya siete encuentros consecutivos sin conocer la derrota en su feudo, seis de ellos por victoria y, además, ante equipos de la zona alta en alguno de estos enfrentamientos.

Mucho mérito el cuadro que dirige Camilo León, que sigue conformando un bloque que, para deleite de aficionados al deporte rey, además lo practica con gusto para los amantes del buen trato del esférico.