Con la moral por las nubes y los pies en el suelo: C.D. Fuentes (5-2) C.D. Lantejuela

Quinto partido consecutivo sin conocer la derrota. Una racha que lo puede transportar a la zona noble de la tabla.

Poco a poco se está asentando en la categoría. Este equipo comienza a no temer ante ningún rival que se le ponga por delante, y el trabajo semanal está dejando a relucir los frutos de este. Y es que no es casualidad que el equipo lleve cinco partidos consecutivos sin conocer la derrota.

En el presente partido rompió incluso pronósticos adelantándose pronto en el  marcador. Si normalmente salían con una cierta falta de tensión a los encuentros en los primeros minutos, en esta ocasión lo neutralizaron con un tanto a favor.  Raúl Verdugo subía el primero, erigiéndose como el máximo goleador del equipo. Aunque las alegrías no siempre duran lo que uno desea, y el rival por medio de Adrián Grande empataba pronto el partido. Con este resultado se marcharían al descanso.

Y si el primer tiempo fue un tanteo con igualdad de puntos, el segundo comenzó con un noqueo claro por parte del conjunto fontaniego. Demostró lo bien que está haciendo las cosas semanalmente, y cargado de moral se comió a un rival que cuando quiso darse cuenta de donde, y qué pasaba, ya perdía 4-1. Todo ello en apenas un cuarto de hora, desde el min 54 con el tanto de Fran, al 70 con el de Miguel Reyes, y por medio otro gol de Raúl Verdugo, su quinto esta temporada.

Fue ya cuando el partido andaba sentenciado, cuando quiso despertar el cuadro de Lantejuela, y lo hizo con un tanto de Fidel que recortaba distancias. Pero fue más un espejismo, que una dosis de remontada. A la contra de nuevo los de Tito demostraron su superioridad en este encuentro sobre el césped subiendo el quinto y definitivo tanto, obra de José Antonio.

Una victoria que supone la confirmación de una clara mejoría del equipo. Es el quinto partido sin perder que lo asienta en la zona media, y lo carga de moral de cara a afrontar futuros encuentros con la moral por las nubes. Aunque, y de eso se encargará su entrenador a buen seguro, los pies siempre deben de estar en el suelo.