Carta de despedida de los actos celebrados en torno a la inauguración de la Iglesia Sta. Mª La Blanca tras su restauración

Decir adiós en estos momentos es despedirse con palabras, cuando lo justo es hacerlo con el corazón. Decir adiós hoy es faltar a lo vivido estos días atrás en este lugar. Decir adiós es expresar aquello que no es lo que toca vivir.

Porque no es adiós, es bienvenidos, es un “por fin”, un “aquí está”… Es un “se ha logrado”, y me siento participe de ello. No es adiós por tanto, es un cúmulo de emociones vividas que no se marchan, están aquí, y lo más importante: están en ti.

Hoy nos vamos con la conciencia tranquila de haber estado donde debíamos. Hoy marchamos en calma, con el espíritu lleno de gozo, y el alma repleta de esperanzas de aquello que una vez se soñó, y hoy puede tocarse con la punta de los dedos. 

Hoy se pone fin al proceso de restauración iniciado hace tres años, y al amplio abanico de actividades que se han organizado para la ocasión, en torno a la inauguración oficial del templo tras 11 años permaneciendo sus puertas cerradas.

Gracias a la presente orquesta por acompañarnos un día como hoy, tan especial para nosotros, y por deleitarnos con su música. Y gracias a todos aquellos músicos que habéis pasado por este templo durante este ciclo de conciertos.

Y gracias a todos los que habéis hecho posible estos espectáculos, así como toda la agenda de actos celebrados en estas últimas semanas, y por ende a todos vosotros asistentes, quienes habéis contribuido a engrandecerlo con vuestra presencia durante este ciclo musical, y durante el resto de actividades organizadas en torno a la efeméride.

Porque los buenos momentos siempre es mejor vivirlos en compañía, y  a ser posible en familia; y tanto un humilde servidor, como vosotros, hemos tenido el privilegio de hacerlo así durante estos días. Afortunados somos de ello.

Muchas gracias a quienes me han invitado a realizar las presentaciones de los conciertos, y muchas gracias a todos vosotros por haberme prestado vuestra atención en ellas. Que pasen felices fiestas, y un próspero año nuevo.