Año nuevo, fortín de antaño. C.D. Fuentes (1-0) Pino Montano U.D.

Hay situaciones, momentos, que por mucho que cambien las circunstancias, avancen las fechas, o tú oponente vista de otro color, siguen permaneciendo en el estado inicial al que lo dejaste en pausa, con el fiel propósito de retomarlo en adelante.

Este equipo sabe bien a lo que juega. Tiene una dinámica, una forma de plantear los partidos, un sistema y forma de juego, que si bien tiene variantes en cada choque, a causa de bajas por lesión, acumulación de tarjetas, o cualquier otra circunstancia, las ideas suelen no variar ni un ápice en cada encuentro.

Trabaja bien, y es generoso en la entrega. Mantiene una presión alta a sus rivales, corre todo el partido hasta el pitido final. La tocan a la primera, e intentan hacer un juego vistoso, que en muchas ocasiones hace disfrutar a los suyos. A todo esto, tiene jugadores con nivel suficiente para ello.

No es casualidad por tanto, que el equipo lleve seis victorias  y un empate, de los ocho encuentros que lleva disputado en casa. Y que a pesar de reflejar un menos seis en el cómputo global de los goles anotados y encajados, en su feudo, en cambio, presenta un más seis.

El rival de hoy era un visitante más que incómodo. De las cuatro victorias que alberga en su casillero, tres las ha conseguido a domicilio, donde además, cuenta con el 85% de los goles que ha logrado en lo que llevamos de campeonato. Estos elementos, se pudieron vislumbrar a las primeras de cambio. El conjunto del barrio hispalense de Pino Montano, salió enchufado, generó peligro, e incluso disfrutó de la ocasión más clara del partido: un penalti a mediados de la primera mitad. Fue entonces, cuando se encumbró, sin lugar a dudas, el mejor jugador del partido: Jose Mari. El guardameta fontaniego no solo detuvo el penalti, realizando una estirada magistral para una auténtica instantánea de pared, sino que además fue el gran protagonista de la mañana deteniéndoles tres manos a manos a los delanteros rivales.

Dos jugadores soñarán con el portero fontaniego: Jacinto y Bellido. Ambos terminaron el encuentro desesperados del recital que le estaba realizando el "gato" del C.D. Fuentes. Y es que, es cierto, que prácticamente el conjunto fontaniego no disfrutó de ocasiones claras, y sí en cambio Pino Montano, que no tuvo la suerte de cara en este encuentro. Cosas del fútbol: a veces te da cuando lo mereces, y otras solo se lo otorga a quien acierta, que, a la postre, es de lo que se trata esto del balompié.

Cuando todo parecía abocado al empate, apareció un central, Jopito, que está firmando su mejor temporada en el conjunto fontaniego. Y es que, además de ser un seguro atrás, mostrando una solidez extrema, y una velocidad al corte, se está alzando como uno de los máximos artilleros del equipo con cuatro tantos: es el segundo máximo goleador del equipo.

Un encuentro en el que Juanan dejó detalles de la clase que tiene, aunque le falta ser más decisivo y resolutivo en las acciones y en el que en una mañana de estrenos, Raúl Verdugo, tras más de dos meses de lesión, volvía a los terrenos de juego y lo hacía para botar el córner del tanto que a la postre significarían los tres puntos para el equipo.

En resumen, un partido trabajado de todo el equipo. Un choque en el que probablemente el rival tuvo más oportunidades para ganar pero, que en esta ocasión, el mayor acierto decantó la balanza del lado local una semana más, demostrando, que no es casualidad que varios líderes hayan visitado este fuedo y se hayan marchado de vacío: Un año nuevo, un fortín de antaño.