A pesar de todo, la salvación sigue a un partido: Gilena C.F. (1-0) C.D. Fuentes

Hay que seguir siendo optimistas. Hay que seguir creyendo en el equipo. En fin, hay que apostar por el logro del objetivo. Empiezo por el final, porque hacerlo desde el principio sería hablar del pasado, y el pasado... el pasado mejor dejarlo atrás: lo pasado, pasado está.

Hablemos del presente y solo del presente. Y, más bien, del futuro. El equipo, a pesar de la más que negativa racha que lleva, mejor no nombrar de nuevo los pobres números en los últimos 13 partidos, todavía está a tiempo de enmendar la temporada. Después de todo, la salvación la tiene a tan solo una victoria, y es por lo que debe luchar con todas sus fuerzas. Es a lo que debe agarrarse sin medida, sin otro pensamiento que no sea el partido a partido, al se puede, al pasito a pasito, a la victoria a... ¡Ay victoria!, que falta nos hace que nos visites a  casa en el próximo choque.

Aunque realmente ya no son solo partidos lo que quedan, son auténticas finales, pruebas de fuego. Ahora es donde deben aparecer los protagonistas, los que den el paso al frente, los que apuesten por ellos y por sus compañeros, los que crean en la victoria. Son solo cinco partidos, donde el equipo necesita sacar, al menos, 9 puntos de esos 15 si quiere permanecer en la primera provincial un año más.

Ya no vale pensar en que todavía queda Liga, en el próximo será, queda tiempo... Ya no. Ya solo quedan partidos para los que se vean dispuestos a agarrar el balón, a tomar la responsabilidad.

La derrota de hoy ya no existe, está olvidada. Ya solo quedan cinco finales. Cinco retos. Empecemos por el primero, ¡A por ellos!