"Os voy a contar un cuento, un cuento llamado Semana Santa" (XXXIº Pregón Semana Santa)

Un año más, y con este van ya treinta y uno, un pregonero se subía al atril para conmemorar su Semana Santa. Para lanzar a los cuatros vientos su gozo y orgullo por su fiesta, y por su tierra. Un año más, y ya van treinta y uno, un humilde fontaniego se disponía a exaltar su fiesta religiosa, su fervor cofrade.

El convento de San José estaba abarrotado. No cabía un alma. La emoción se respiraba. El ambiente a Semana Santa recorría los muros del mismo, y se posaba en cada cornisa. Estaba a punto de comenzar el Pregón del presente 2014.

José Manuel Lora, era el encargado de realizar la presentación del Pregonero. Con unas emotivas palabras dio paso al protagonista de la noche, al anunciador de la "Semana Grande", a José Antonio Martín, Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Antes de comenzar el Pregón, la Banda de Música de Fuentes de Andalucía abría el acto. La alusión y evocación de la Semana Santa era ya más patente si cabe. Los sonidos son transportes de recuerdos, y estos comenzaban aflorar por la piel de todos y cada uno de los allí presentes.

José Antonio Martín se subía al atril. Despacio, pero enérgico, como todo su pregón. La energía fue uno de los componentes más significativos de la forma de su oratoria. Porque el fondo, el fondo tuvo a Antonio Parrado, "El Gordo Serrano", como persona sobre la que sustentó el Pregón. Para J.A. Martín, este fue quien le inició en el mundo cofrade y no podía olvidarse de él en un momento así.

Comenzó su pregón recordando sus días de costalero, y su entrega por su hermandad. En su discurrir, se detuvo un instante para agradecer a sus padres el trabajo y esfuerzo para que él estudiara y fuera lo que es hoy en día. En esas líneas tuvo también palabras para su presentador, al que le dedicó un elogio: "Por qué no has seguido la presentación y has hecho tú el Pregón".

J. A. Martín, confesaba al público presente que, cuando recibió la noticia de pregonar su Semana Santa, sintió que no estaba preparado para esto. Sin embargo, "vi las lágrimas de la Virgen de la Merced y no puede decir que no. Me imaginé en los brazos de Jesús... y pensé en las tantas y las tantas horas que le he dedicado a esto... Y no podía decir que no".

Posteriomente, tuvo de nuevo un guiño para con el presentador del pregonero en esta edición, José Manuel Lora, miembro de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, y quien le entregó las Pastas del Pregón en los actos de la Presentación del Cartel de la Semana Santa: "Quien hace la presentación del Pregonero, y entrega las Pastas del Pregón, tarde o temprano, le toca ser pregonero".  Alzó la vista y la detuvo en él.

Continuo el guión que tenía elaborado. Y en él, tenía cabida Fuentes de Andalucía, su Fuentes de Andalucía, su tierra. J.A. Martín tuvo palabras para con su tierra, una pueblo que lleva en su boca allá donde va. Y habló de sus monumentos, de sus rincones, de sus fuentes, de sus paisajes, de su cultura, de su innovación energética, de su barroco...  En fin, de su Fuentes natal, de su Fuentes del ayer, del hoy, del mañana.

Al final de ese recorrido llegó, cómo no, hasta su Semana Santa. "En Fuentes de Andalucía se conococen las hermandades por sus colores, es otra particularidad más de esta singular tierra pero, en Fuentes no solo sacamos Pasos en esta semana del año: Aquí se procesiona todos los meses".

Siguiendo en esa línea, confesó que nunca se iría de su tierra en periodo de Semana Santa, y con orgullo, pasión y fervor desbordada por el momento, se confesó cofrade y costalero.

Cada final de cada capítulo de su Pregón lo hacía con una fuerza que se desparramaba por el Convento. La vitalidad llegaba a los presentes. Y los afortunados de estar en aquel lugar, estaban viendo como su memoria recibía un regalo cofrade en forma de verso, a puño y letra de su pregonero, con el corazón de un costalero, con el alma de un cofrade.

Con esa ilusión, J.A. Martín repasó un año en Fuentes de Andalucía, desde una Semana Santa hasta la siguiente. Y con esa emoción confesó sus dos pasiones en la vida: La enseñanza y su Semana Santa.

En relación a la primera, tuvo unas palabras para sus alumnos: "esos pequeños... pero que grande tienen el alma".

Siguiendo esa línea, realizó una analogía entre la Escuela, y el público asistente al pregón. Comparó ambos momentos, y nos habló con el cariño de un maestro, que aún tiene mucho que enseñar a sus alumnos. "Hoy sois mis alumnos, hoy os voy a contar un cuento. Un cuento llamado Semana Santa, un sueño llamado Semana Santa".

Tras este símil, narró un día a día de su Semana Santa, destacando en cada uno de ellos el sentimiento que le había hecho albergar en su interior cada uno de ellos. El Domingo de Ramos: "a Paulino y su madre". El Martes Santo a Agustín "Perrojato", capataz recientemente fallecido, y en forma de metáfora justificó la no presencia el año pasado de su Procesión por las calles de Fuentes por el fallecimiento de este. El Miércoles Santo a su padre y a los cinco encargados del paso que procesiona ese día, en homenaje a su larga trayectoria de entrega por su Hermandad. El Jueves Santo al Cristo crucificado y la simbólica sombra que deja este en la pared. El Sábado Santo al Yayo Sebastián. Y, por último, el Domingo, a la resurreción.

Antes de terminar, retó a los presentes a confirmar que están preparados  para vivir la anunciación, muerte y resurreción de Jesús: "Yo ya estoy listo, yo ya me voy al paseito la Pancha. La Banda de Música comenzó a sonar, mientras el pregonero sigue sus palabras: Solo ocho días faltan para nuestra Semana Santa, ¿estáis preparados...?

Finalmente, los himnos de Andalucía primero, y de España después, pusieron el broche musical al XXXIº Pregón de Fuentes de Andalucía.

Mañana miércoles, a partir de las 20:00 horas, emitiremos EN DIRECTO, un programa Especial Semana Santa, con el pregonero como invitado, y muchas más sorpresas y tertulianos. Repasaremos la Semana Santa del hoy, del ayer, y del mañana.