Qué difícil es sumar fuera de casa. Badolatosa C.F. (3-1) C.D. Fuentes

Ganar fuera de casa ya se antoja como una odisea difícil de salvar. El equipo ha vuelto a caer, en esta ocasión ante Badolatosa y lo hace por sexta vez, tantas, como encuentros se llevan disputados hasta la fecha a domicilio.

Una de las posibles causas, y a buen seguro la más crucial y determinante, es la falta de experiencia y veteranía para jugar fuera de casa; explicación y motivo este último, de palabras de técnicos y jugadores.

En el presente encuentro el equipo se encontró con un recibimiento más que hostil por parte del respetable local. Para colmo, no habían transcurrido apenas 15 minutos de encuentro, y ya iban por detrás en el marcador, merced al lanzamiento de una falta: esto fue una losa difícil de levantar. Como añadido, cuando los de Camilo León comenzaban a deshacerse de la presión inicial impuesta por el rival, así como recuperarse del mazazo del primer tanto, llegaba un segundo, que mataba las aspiraciones fontaniegas. Con el 2-0 campeando el luminoso nos marcharíamos al descanso.

El segundo tiempo no tuvo un comienzo demasiado esperanzador de cara a una hipotética remontada. A los pocos minutos, de nuevo en el 15, el cuadro local subía el tercero al marcador. La mochila pesaba ya demasiado para levantar el choque. A pesar de ello, el conjunto azulino logró un tanto a los pocos minutos, que los espoleó hasta el final del choque, poniendo cerco a la meta rival, pero con más entrega y pundonor que acierto sobre la portería. Finalmente, el 3-1, sería el resultado que quedara para la tabla de resultados, y para el olvido de la parroquia fontaniega.

La presente derrota vuelve a meter al equipo en la zona de descenso. El siguiente choque en casa será de nuevo una lucha por salir una vez más de los puestos de la quema, que tanto pesa en los equipos a la hora de poder jugar con la fluidez necesaria que aporta el ser poseedor de un colchón de puntos.