Finaliza la escuela de Verano 2013 con el objetivo cumplido: "Aprender jugando"

Una edición más, y son ya siete los años que se lleva realizando este proyecto, la Escuela de Verano sigue en marcha, y en este 2013 ha conseguido el objetivo por el cual comenzó hace un mes y medio: “que los niños se diviertan, y aprendan jugando”, tal y como nos afirmó una de las monitoras, Sara, en el reportaje que realizamos al  inicio de la presente escuela.

Este año 2013 han sido 100 el número de alumnos que ha escolarizado la escuela. Un número de 20 alumnos por monitora, en un cuerpo docente compuesto por cinco profesoras: cuatro monitoras, y una coordinadora.

Desde que en 2007 el Ayuntamiento se hiciera cargo de la gestión y desarrollo íntegro de la misma, no ha cesado en la aportación económica, la cual ha ido aumentando paulatinamente con el propósito de que los recursos y necesidades puedan mantenerse, a pesar de los recortes en ayudas y subvenciones por parte de las Administraciones públicas.

Los valores fundamentales que se han inculcado desde el cuerpo docente ha sido “compartir con los demás, crear un espacio lúdico cargado de actividades divertidas y, fundamentalmente, que los jóvenes lo hayan pasado bien”, nos confesó María José, coordinadora de la escuela el presente 2013.

Para lograr estos objetivos, además del correspondiente refuerzo escolar para mejorar en aquellas materias que hayan flaqueado durante el curso, desde la dirección se ha implantado y desarrollado multitud de actividades: ordenadores, piscina, visitas culturales, talleres, juegos de agua, etc.

La tradicional acampada, que se llevó a cabo la pasada semana, ha puesto el broche al curso de verano, un día antes de la finalización de la presente Escuela de Verano. La fiesta de clausura y la habitual entrega de premios se llevó a cabo un día después del cierre de la presente escuela.