El último cuarto fue el protagonista: C.B. Olivares Atlético (77-62) C.B. Sifusa Fuentes

Tercera derrota del conjunto fontaniego en la quinta jornada en un encuentro que se le fue de las manos en el último cuarto. El equipo rayó a un buen nivel en todo el choque manteniendo la esperanza de sumar una victoria fuera de casa hasta el último momento.

El choque comenzó con vértigo. Un primer cuarto muy rápido, pocas faltas, y ninguna interrupción en el juego, permitió un intercambio de canastas que fue un auténtico espectáculo para el espectador. Es de esos duelos entre dos equipos que solo tienen el ataque por apellidos en sus iniciales y que hacen disfrutar de lo lindo al respetable. Sifusa se mantuvo en defensa zonal durante prácticamente todo el cuarto, con rápidas salidas al contraataque: el resultado fue de 26-26.

En el segundo tiempo ambos equipos redujeron una marcha al ritmo de juego. Desde el banquillo el conjunto local supo leer el choque, y pasó a defender en zona. El quinteto fontaniego se vio atrapado en la misma, y le costaba atacar. Esta circunstancia fue aprovechada por el quinteto local para adelantarse en el marcador. Pero si algo tienen los equipos fontaniegos, y el Sifusa no va a ser menos, es que ni se rinden, ni dan un partido por perdido hasta que el árbitro, por ende, no señala el final del mismo. Así fue como, poco a poco, con buenas defensas consiguieron voltear la situación y marcharse al descanso cuatro puntos arriba: 34-38.

Tras el descanso, el quinteto fontaniego le perdió un poco la cara al choque, fruto del poco acierto en el enceste. El conjunto de Olivares se sitúo de nuevo en zona y el conjunto azulino no acertaba anotando desde fuera. A pesar de ello, con un encomiable esfuerzo consiguieron romper la zona y acercarse en el marcador: 50-56.

Pero cuando parecía que la remontada era posible... llegó el cuarto que dilucido el encuentro. El último tiempo fue una pesadilla para el Sifusa que veía como cada lanzamiento se marchaba, y no salía nada. El quinteto fontaniego se bloqueó en esta fase decisiva del choque, y no supo cómo dominar este desconcierto. Sifusa se vio obligado a parar el partido, y pidió tiempo muerto. Tras este, parecía que el equipo recobraba el control del partido: varios contraataques y dos ataques consecutivos, con un Nacho estelar en esta fase crucial del partido, anotando 5 puntos, le permitieron volver a engancharse. El luminoso reflejaba de nuevo la misma diferencia que mostró al finalizar el tercer cuarto: tan solo 6 puntos por detrás y quedaba tiempo suficiente de partido para que pasara cualquier cosa. Pero entonces llegó una jugada desgraciada y desafortunada: Juani se lesionó en un contraataque y el parón noqueó al conjunto fontaniego. El conjunto local aprovechó el momento para entrelazar varios ataques consecutivos que lo distanciaron en el marcador... y ya no quedaba tiempo para la remontada.

* Fuente: Abraham Hidalgo