Comienza a consolidarse en casa: C.D. Fuentes (3-2) Fuente del Rey U.D.

Sin duda, clara mejoría en todos los aspectos del equipo, tanto táctica, como física e incluso mentalmente. Con el presente choque suma su tercer partido consecutivo en casa logrando los tres puntos, hecho que le permite afrontar los encuentros a domicilio con expectativas. Y es que si el equipo logra el triunfo en el próximo desplazamiento, o en cualquier otro, siempre y cuando sigua ganando en casa, dará un salto cualitativo en la tabla que le permitirá mirar con distancia hacia atrás, afianzándose en la zona media.

Los de Camilo León se adelantaron pronto en el marcador. A los 20 minutos de juego, una internada por banda derecha la culminaba Tomás a puerta vacía. Todo parecía indicar que sería una tarde plácida en el Barrancón. El equipo sacaba la pelota desde atrás jugada, presionaba la salida del balón rival, robaba en zona de tres cuarto y peligrosas, estaba hábil en ataque, tenía profundidad en las bandas... todo lo que se le puede pedir a un equipo. Además comenzaba mandando en el marcador. Pero la alegría duró poco. A los cinco minutos del tanto, no solo en la primera llegada, sino en el primer acercamiento merodeando el área rival, en un lanzamiento de córner, llegaba el empate.

Pero si algo tenía este equipo en la tarde de domingo, era un plus psicológico. El conjunto fontaniego ha crecido mentalmente. Los posibles desajustes en el marcador, contratiempos en el juego, o cualquier revés que pueda presentarse, ahora los encara con optimismo, con energía, con el ánimo en las dosis necesarias para enfrenterse a las desavenencias. Los desafíos y los retos, ya no son muros imposibles de escalar; por altos que sean, el equipo ya sabe como alzarse a ellos. Con ese estado llegó el tanto del empate: Tomás lanzaba una falta magistralmente botada, y Jopito peinaba el balón ante la inútil salida del guardameta. El equipo se marcharía al descanso por delante en el marcador.

La segunda parte comenzó con la misma intensidad plasmada sobre el césped. Parecía que el tercero podía llegar en cualquier momento. Las ocasiones se sucedían. El conjunto rival se estiró en busca del empate, y permitió espacios que el conjunto fontaniego comenzó aprovechar. Sin embargo, como suele ser habitual fuera de casa, aunque en esta ocasión sucediera en el estadio local, cuando más y mejor se encuentra el equipo, y más ocasiones dispone, le llegan los tantos en contra. Un error defensivo al corte entre Boby y Miguel Reyes, permitía una internada en banda que aprovecharía el conjunto visitante para establecer de nuevo la igualada. Un error que no debe empañar el buen partido de ambos, en especial de Miguel Reyes en el puesto de central. Una posición en la que Jopito, a pesar de un error que bien le pudo costar el empate y la expulsión, también desplegó un gran trabajo en defensa, sobrio, serio en la marca y rápido al corte. Además, sumaba un tanto en su haber en el choque: un partido más que completo del central fontaniego.

En esta ocasión, el empate, a pesar de faltar tan solo 10 minutos de juego, no pesaba en la mente de los jugadores. No se vinieron abajo en ningún momento. Siguieron trabajando como desde el inicio y llegó la recompensa al trabajo derrochado sobre el césped. Un balón que quedaba suelto, lo controlaba orientado Tomás, quien le dejaba la ocasión a un Caco, recién incorporado en la segunda parte, que venía de cara en clara posición de remate: le pegó con el alma. El balón, a pesar de salir algo mordido, y con poca fuerza, cogió la dirección justa para hacer imposible la estirada del meta y subir el que a la postre sería el tanto de la victoria.

Los tres puntos sacan al equipo de la zona de descenso y lo sitúa en la zona media. Ahora toca la visita al último clasificado, una oportunidad perfecta la que le brinda el calendario para dar ese saltito que todos merecen, y que tanto necesitan para por fin, de una vez por todas, mirar el descenso con la mirilla, y no estar metido en él. Y de paso, lograr los primeros tres puntos a domicilio, una vitoria fuera de casa, que no han logrado ni en la presente, ni la pasada campaña.