La restauración de la Iglesia Santa María la Blanca comienza a ver la luz

Comienzan a apreciarse los frutos de la restauración en la torre de la Iglesia

Desde el pasado mes de diciembre de 2011, tras ocho años de espera, la Iglesia Parroquial Santa María la Blanca está siendo sometida a un profunda obra de restauración, llevada a cabo por la empresa especializada SANOR, cuya FASE 1A, en proceso, comprende la rehabilitación estructural de las cubiertas de toda la iglesia y la restauración exterior de la torre, campanas y el artesonado mudéjar.

Esta FASE 1A cuenta con un presupuesto que asciende a unos 700.000 euros. De esta cantidad, el Arzobispado de Sevilla ha aportado 400.000 euros, 270.000 la Comisión parroquial y ciudadana para la recuperación del templo y en torno a 31.000 euros por parte del Ayuntamiento hasta la fecha.

La empresa y todo el equipo técnico están trabajando minuciosamente respetando las formas originales y consiguiendo restaurar, con gran fidelidad, las zonas que se están interviniendo.

En estos días, las partes más superiores de la torre están comenzando a librarse del completo entramado de andamios que la tenían encubierta hasta su punto más alto –aproximadamente 34,50 metros desde la cota cero del templo–. Los trabajos de albañilería de la torre están culminando y su descubrimiento va a provocar un impacto visual a los ciudadanos de Fuentes de Andalucía, puesto que van a encontrar una imagen muy distinta a la que estaban acostumbrados, siendo totalmente irreconocible.

En las primeras visitas técnicas, una vez instalado el magno andamiaje, se pudo apreciar que la torre no solo estaba decorada exclusivamente con azulejería polícroma, sino que el alarife local Alonso Ruiz Florindo -que había dirigido su construcción en la segunda mitad del siglo XVIII- también había utilizado técnicas de esgrafiados y la combinación de diversos colores en multitud de dibujos geométricos. Una decoración que era inapreciable desde abajo por el deterioro sufrido a consecuencia de los agentes atmosféricos y el paso del tiempo y que en estos días está comenzando a ser apreciada por los ciudadanos a pie de calle.

Un proceso en el que los técnicos y operarios han trabajado para procurar que la torre de Santa María la Blanca recuperara fielmente la imagen con la que fue concebida en el siglo XVIII.

Ahora que los trabajos en las cubiertas y el artesano se están desarrollando a buen ritmo, la Comisión para la Restauración está aunando esfuerzos e iniciando una nueva campaña para proseguir con la obtención de fondos y poder continuar consecutivamente con la FASE 1B.

Unas acciones a desarrollar durante el presente año que son sumamente importantes, teniendo en cuenta que culminada la fase 1 al completo, es decir, 1A y 1B, el templo se podría abrir y reanudar el culto en el mismo.

La FASE 1B conlleva la restauración de las cubiertas de la sacristía y zonas anexas, solería, instalación eléctrica, sistemas anti incendios, adecuación y limpieza interior, etc.

Junto al relanzamiento del sistema de cuotas y otras actividades previstas, la Comisión espera la implicación en el proyecto de instituciones públicas y privadas, como la Fundación Cajasol, Fundación La Caixa y, sobre todo, la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Sevilla, con la que desde la clausura del templo se mantienen conversaciones y de la que se han alcanzado varios compromisos verbales, no habiéndose consumando hasta la fecha ninguno de ellos, excepto la redacción del proyecto de restauración.

* HACER CLICK EN LAS IMÁGENES PARA AMPLIAR.