¡Qué grande eres Sifusa!

  Muchos son los calificativos en grado de positividad y loables en su esencia significativa, que pueden anteceder al nombre de este equipo en cada titular, en cada crónica o línea que se escriba de ellos y todos serían válidos a tenor de los visto y demostrado esta temporada.

  Este Sifusa es un conjunto que se ha dejado la piel en cada partido sin miedo alguno al rival que le midiera las fuerzas, frente por frente en la cancha, y a pesar de enfrentarse a conjuntos que en estructura, recursos y población le supera con creces y en demasía, caso por ejemplo del Cajasol, no sólo no se  ha amilanado, sino que los ha doblegado con un espíritu que se crece y eleva en cada encuentro, haciendo de sus rivales una simple estampa o un nublado espejismo de lo que verdaderamente son.

 Tras el éxito obtenido en la pasada campaña ascendiendo de categoría a la primera provincial, donde equipos como el Écija o el Utrera, con el potencial que tiene dicho municipio, ni siquiera están en ella.

 En la presente temporada, que acaba de finalzar, han logrado no sólo mantener la categoría, sino que han cosechado resultados espectaculares y han logrado, en la segunda fase del campeonato, denominado olímpico, quedar segundo empatado a puntos con el líder, una jornada más y hubieran sido, sin faltar a la verdad y sin dejar lugar alguno a la duda: campeones de fase.