Lo mejor para sacar un clavo es otro. Fuentes Fútbol Sala Vs. Santa Ana (13-5)

El Fuentes de Fútbol Sala se resarce, de la abultada derrota (8-1) cosechada a domicilio la pasada jornada, de la mejor forma posible: endosándole 13 goles al conjunto de Santa Ana del municipio de Carmona.

El conjunto fontaniego salió con muchas ganas y pronto subía el primer gol al luminoso, lo marcaría Isi. Cuando el equipo rival no había despertado del primero, llegaba el 2-0, obra de Juan Antonio.

Un dos a cero, en esto del fútbol sala, es una renta corta que puede recuperarse en muy poco tiempo. Por ello, el equipo quería subir unos cuantos más al marcador, sabedor de esto, y también comprobando que el portero no estaba acertado. Así aumentaba el marcador con el 3-0, obra de Cantito, dorsal número 7. El equipo siguió en la misma tónica, y marcaba el 4-0, obra de Justo, a pase de Antoñito.

Sin embargo, el conjunto del San Ana, no quería ser una marioneta a manos de un niño recién recoge sus regalos de Reyes, y se estiró para hacer el primero de la tarde. Lo anotaba el dorsal número cinco. Era el 4-1.

La reacción del Fuentes Fútbol Sala no se hizo esperar, Antoñito hacía el quinto, el sexto lo hacía el dorsal número 11, de nuevo Antoñito hacía el 7-1, y Diego, subía el octavo al luminoso del Pabellón Municipal. Con este marcador se marcharían al descanso.

El segundo tiempo comenzaba con la misma tónica del primero. El encuentro comenzaba a convertirse en un festín de goles, el equipo no tocaba rápido, pero con el aplique defensivo, táctico y orden suficiente para maniatar a un rival, que veía como pasaban y pasaban los minutos y no es que inquietara alguna vez al meta local, es que ni siquiera pasaban del centro del campo. A esto hay que sumarle un portero que tiene un día de esos en el que, aunque la pelota mida dos metros de largo por siete de ancho, no es capaz de parar ni una sola bola; el esférico entra, como si el guardameta fuera a beber agua  o a por pipas, cada vez que tiraran a puerta.

El técnico del equipo rival, viendo el desaguisado de su guardameta, decidió cambiarlo en la segunda parte, pero aún así, empezaron a subir de nuevo los goles, concretamente tantos como soles tienen los días hábiles de una semana: cinco más. El 9-1 y el 10-1 obra de Cantito. El conjunto visitante, víctima de un asedio con armas de fuego, y tú defiendes con bolas de papel, quiso hacer honor a la camiseta que llevaban enfundadas en el pecho, y marcaba el segundo de su cuenta, obra del dorsal número 4.

Pero de nuevo el conjunto fontaniego asestaba golpes, en forma de goles. Isi marcaba el 11-2, aunque el Santa Ana contestó con el tercero y el cuarto por parte del dorsal número 8, subiendo el 12-4 , intentando demostrar que el resultado era fruto de un despieste. 

Pero lejos del sueño del carmonense y más cercano a la realidad fontaniega, el equipo local marcaba el tanto número doce, obra de Cantito, que estuvo soberbio toda la tarde. El Santa Ana, no quería marcharse sin maquillar el resultado, y logró marcar el quinto de la tarde para su cuenta particular. Sin embargo, el Fuentes Fútbol Sala, no quiso terminar mal lo que bien se empieza, y puso el broche al partido haciendo lo que saben bien hacer y lo que hicieron desde un principio, marcar goles, ser el primero en hacerlo, y el último en lograrlo. De esta forma, subían el decimotercero y definitivo tanto al luminoso, obra de Juan Antonio.

El equipo se hace fuerte en casa, primer partido en su feudo y victoria por tres goles a uno, y el presente triunfo, conforman un futuro halagüeño y prometedor, si siguen con esta racha en casa, y comienzan a sumar algo positivo a domicilio.