Fin a la crisis de la mejor manera: ganando fuera de casa. Ibarburu (1-2) C.D. Fuentes

Cuatro partidos consecutivos sin ganar, era un escalón que el C.D. Fuentes tenía que solventar mejor pronto que tarde, ya que van pasando partidos y consecutivamente jornadas, y cada vez salir se antojaba más complicado, y cuanto más tiempo estés en esa dinámica negativa, más afloran y peor se controlan los nervios, la ansiedad y la intranquilidad, elementos que, por otra parte, no deberían aparecer cuando las cosas se están haciendo bien, como así se están haciendo.

El equipo tenía una espinita clavada, y esta no es otra que los partidos fuera de casa. A domicilio, no terminaban de sacar adelante ningún partido, aunque hay que señalar que en esta categoría ganar fuera de casa se antoja complicadísimo para todos los conjuntos, y esto pesaba al equipo. Sin embargo, en la décima jornada, ante Abre y por uno a tres, se rompió esta racha, y ahora de nuevo, tras un ciclo negativo de resultados, llega de nuevo otro bálsamo, una victoria a domicilio, ante un buen conjunto, el Ibarburu, que ciertamente llega como agua de mayo, mejor dicho, como regalo anticipado de reyes, ya que tan cerca están las señaladas fechas navideñas.

La primera parte del partido fue un tú a tú, entre dos conjuntos, de igual a igual, una lucha en el centro del campo por ver quien se hacía dueño del mismo. La primera ocasión más clara para el C.D. Fuentes la protagonizó Cachicho; una internada por banda, llega al punto de penalti, remata bien y fuerte, pero el balón le sale centrado y el guardameta atrapa sin problemas. La siguiente ocasión la dispuso Tomás, tras un jugadón de Carlos "Iche", que le deja el balón franco para subir el primero, sin embargo el balón se le marcha por encima del larguero. Así marcharían al descanso con el cero a cero campeando el marcador.

En la segunda, el equipo sale metidísimo en el choque, dispuesto a sumar algo, y algo más que un empate, aunque vistos los últimos resultados, un punto tampoco estaría mal. A los quince munutos, se produce una jugada desgraciada que cambiaría el guión del partido: "Iche" salta con un jugador rival, se produce un choque, que termina con el jugador fontaniego trasladado al hospital para ser atendido con un hematoma considerable en la cabeza; gracias a dios está bien. Tras esta desgracia, tuvo que producirse un cambio, entro Félix, y los cinco minutos vino el primer gol; jugada de Boby, centro al corazón del área y esta vez sí, Tomás, batía por bajo al meta local, era el uno a cero y la cosa pintaba mejor de lo esperado.

A raíz del tanto, el conjunto del Ibarburu, se volcó a por el empate. Sin embargo, la zaga defensiva aguantó con gran ahínco, fuerza y virulencia, repeliendo todo balón que se acercaba a las inmediaciones del área; ya fuera por bajo o bombeado por alto. La defensa la componían Monichi, Cobos, Jopito, Miguel Reyes y Palmoso.

A los treintaiseis, se produce el la siguiente sustitución. Sale Manolo L., y entra Fali. Unos cambios, que en esta ocasión, el delegado, Pedro Fernández, acertó plenamente, ya que éste último, tras otra buena jugada de Boby, subía el segundo al luminoso, un tanto que se suponía casi definitivo y sobre todo tranquilizador de cara a los últimos minutos finales.

Pero eso de terminar un partido tranquilo, parece que no va con el C.D. Fuentes. El colegido, incomprensiblemente, descuenta siete minutos, y para colmo de males, en el borde del final, minuto cuarenta y cuatro, el Ibarburu recorta distancias: centro al área, fallo en el despeje de Pepe, y gol del conjunto nazareno. La cosa se puso de órdago, de infarto y de guerreros bajo palos, sosteniendo el arreón final de un equipo, el Ibarburu, que veía como se escapaba el choque en su casa. En esos minutos, el guardameta local Pepe, que sustituía al titular José Mari, se erigió como la figura del partido, parando el asedio local y despejando todo balón que merodeara la meta, junto a un Boby mágico, un Tomás como siempre goleador, y una zaga sólida, luchadora y fuerte, y un equipo al que, de verás,  no le sobra el trabajo y la entrega.