El cementerio cambia radicalmente por dentro y por fuera

Además el horario de apertura se amplía por las tardes y los fines de semana

Cualquier vecino o vecina que se asome al cementerio municipal puede comprobar cómo en los  últimos meses estas instalaciones municipales han sufrido un notable cambio, mejorándolas y haciéndolas más dignas y cómodas para los visitantes.

Las molestas piedras gravosas esparcidas por el suelo y que impedían un paso cómodo, han sido sustituidas por un pavimento de hormigón  en dos colores simulando adoquinado que hace del suelo un espacio  fácil  para el tránsito. Así todo el espacio ocupado por nichos que se pueden utilizar están cubiertos de este pavimento.  Igualmente las farolas interiores deterioradas y sin funcionamiento han sido sustituidas por otras totalmente nuevas y de mayor calidad.

Este cambio ha dado un aspecto elegante y digno al interior del cementerio.

Por otro lado la explanada exterior de albero y con bastantes baches ha sido asfaltada en su totalidad de tal forma que la retención de aguas de lluvias y los charcos han desaparecido. Además de convertir el suelo de la entrada en un suelo limpio y que impide la suciedad propia del albero  anterior.

A la entrada y salida de dicha explanada se han colocado dos pivotes de hierro para impedir el acceso de camiones y vehículos pesados que utilizaban dichos espacios para cambiar de sentido y que venían produciendo un deterioro del pavimento.

Junto a esta obras también se ha acordado ampliar el horario de apertura de dicho recinto de forma que posibilite que tanto por la tardes como los fines de semana A las personas que deseen visitar a sus difuntos  hacerlo sin mayores problemas.

Un cambio radical de nuestro cementerio del que se beneficiaran todos los fontaniegos.